0

LA IMPOSICIBILIDAD MATERIAL DE RECUPERACION IN NATURA EN EJECUCION DE SENTENCIA

Caso práctico nº 23 de Derecho Administrativo

El propietario de determinada finca fue expropiado para la construcción de una cárcel. A fecha de hoy, se le ha notificado la resolución judicial por el que se estima el recurso interpuesto por el propietario y se declara la nulidad del procedimiento expropiatorio, por haberse omitido el necesario trámite información pública. El propietario está decidido a recuperar su finca, que le fue expropiada ilegalmente, pero no sabe si será posible dado que la cárcel ya está construida y en funcionamiento. Por otro lado, piensa que si no pudiera recuperar su finca, la resolución judicial quedaría sin efecto, lo que entiende supondría una vulneración de sus derechos constitucionales. Acude a Vd., que es abogado, para ver cuáles son sus posibilidades. ¿Qué le dice?

En el presente caso efectivamente concurre un supuesto de imposibilidad material de ejecución de la sentencia. Así, frente al principio general según el cual las sentencias deben cumplirse en sus propios términos, que se recoge, en el artículo 105.1 de la Ley 29/1998, de 13 de julio reguladora de la Jurisdicción Contencioso-administrativa (en adelante LRJCA), se plantean dos supuestos excepcionales de inejecución de la sentencia, la imposibilidad de ejecutar la misma (artículo 105.2), y el supuesto de expropiación de los derechos reconocidos por ésta (artículo 105.3). Ambos supuestos, como excepción que son, deben interpretarse siempre, según reiterada jurisprudencia del Tribunal Supremo, con carácter restrictivo.

Ambos supuestos tienen en común que constituyen una excepción a la regla general de la ejecución de las sentencias en sus propios términos, pero difieren en que en el primer caso nos encontramos ante una sentencia que no se puede cumplir porque existe una imposibilidad material o legal posterior al fallo que hace inviable la ejecución de la misma, mientras que en el supuesto de expropiación, existe una sentencia perfectamente ejecutable, no hay ninguna imposibilidad, pero la concurrencia de alguno de los supuestos tasados previstos en el artículo 105.3 LJCA –peligro cierto de alteración grave del libre ejercicio de los derechos y libertades de los ciudadanos, el temor fundado de guerra o el quebranto de la integridad del territorio nacional- (concretando lo señalado por el artículo 18.2 LOPJ –por causa de utilidad pública o interés social-) junto con el cumplimiento de los demás requisitos previstos en el mismo, conduce a declaración de inejecución de la sentencia.

En nuestro caso podríamos aducir que estamos ante un supuesto de imposibilidad de ejecutar el fallo al que se refiere tanto el artículo 18.2 de la LOPJ en su inciso segundo cuando indica que “si la ejecución resultare imposible, el Juez o Tribunal adoptará las medidas necesarias que aseguren la mayor efectividad de la ejecutoria, y fijará en todo caso la indemnización que sea procedente en la parte en que aquélla no pueda ser objeto de cumplimiento pleno”, como el artículo 105.2 de la LJCA in fine, y que prevén que ante un supuesto de imposibilidad de ejecutar la sentencia se pueda sustituir por su equivalente pecuniario. Es decir habiéndose construido en la finca un Centro Penitenciario que está en funcionamiento y por tanto afectado ya a un fin público, efectivamente, es muy probable que la Administración alegara que existe una imposibilidad material de cumplimiento “in natura de la sentencia”. Es difícil imaginar que un órgano jurisdiccional ordene la demolición por el perjuicio que se causaría al interés público.  En este supuesto lo que con toda probabilidad procedería sería la sustitución de la restitución de la finca por su equivalente económico, esto es, el órgano jurisdiccional fijará la indemnización que proceda.

Deben tener en cuenta que en cualquier caso, para que proceda dicha sustitución es necesario que conforme se indica por el artículo 105.2 sea solicitada la inejecución por el representante legal de la Administración, si bien, como señala la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía Nº 1130/2014, de 27 de mayo (recurso de apelación 525/14) “la legitimación para el inicio del procedimiento encaminado a la expresada decisión le corresponde al “órgano — administrativo— obligado al cumplimiento” de la sentencia, aunque no puede excluirse la posibilidad del inicio del procedimiento dirigido a tal declaración por los interesados, circunstancia que les habilitaría para el acceso a la vía jurisdiccional, ante una negativa administrativa”, abriéndose un incidente de inejecución de la sentencia donde el Juez o Tribunal apreciará o no la concurrencia de la causa alegada, en el que se oirá no solo a las partes sino también a otros interesados, y donde incluso puede habilitarse un trámite de prueba si ello es necesario  para comprobar si efectivamente concurre la causa de imposibilidad alegada por la Administración o no.  Además es importante tener en cuenta que la Administración en principio solo puede alegar la existencia de dicha causa dentro del plazo señalado en el artículo 104.2 de la LJCA si bien como indica la misma sentencia antes citada “como se recoge en el auto del Tribunal Supremo de 15 de marzo de 2003 , ” este Tribunal viene entendiendo últimamente (Auto 6-4-1992 ) que el indicado plazo no puede calificarse como de caducidad en términos absolutos, pues si verdaderamente concurre una causa de imposibilidad material o legal de ejecutar una sentencia resulta necesario plantear y resolver el incidente de inejecución”.

Para ver la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía haga click en el siguiente enlace:

STSJ Andalucía nº 1130/2014, de 27 de mayo

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *