0

Gasolina, Gasoil o Eléctrico esa es la cuestión. Que no nos vendan la moto

“Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, que la eletricidad y la energía atómica: la voluntad” A. EINSTEIN

Dicen que la energía, en cualesquiera de sus formas, es necesaria para la supervivencia de la humanidad y que sin la misma no sería posible lograr los avances tecnológicos, sociales y económicos, que deben propiciar la mejora de los niveles de vida de los habitantes del planeta.

Sin embargo, la energía tal como hoy día la conocemos no es infinita.

Además, en el sector del transporte como sabemos se utilizan mayormente combustibles de origen fósil que producen importantes emisiones de CO2 a la atmósfera.

El incremento de concentración de este gas es responsable del que denominan “efecto invernadero” (GEI): hace que tienda a subir la temperatura media de la tierra, pudiendo provocar graves problemas a la humanidad, como la modificación de la meteorología o el incremento del nivel de los mares.

La Comunidad Valenciana registró este pasado jueves día 15 de febrero de 2018 temperaturas máximas de 24 grados en Valencia y 21 en Alicante y Castellón, según los datos de la AEMET, más propias de la primavera que del invierno.

Incluso la llegada masiva de la golondrina común se está retrasando este año con respecto a otras temporadas, significativo seguro de los efectos del cambio climático sobre diversas especies de aves como el caso de la hirundu rustica.

En Europa existe un firme propósito de desarrollar otras fuentes de energía que emitan mínimas cantidades de CO2 a escala global. Estas son las energías renovables en general (los biocombustibles en particular), y otras energías alternativas al petróleo.

Sin embargo, hoy día la capacidad de sustituir significativamente a los derivados del petróleo parece que no es probable a corto-medio plazo. Y surge entonces la necesidad de implantar nuevos programas de reducción del consumo de carburante en los coches.

La Comisión europea ya dirigió serias advertencias a nuestro país por violar constantemente los niveles de contaminación atmosférica y por no haber resuelto el problema de incumplimiento constante de los límites de dióxido de nitrógeno (NO2). La contaminación por NO2 supone un riesgo sanitario grave. La mayor parte de las emisiones –según la Comisión– procederían del tráfico rodado, 40% de las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) en la UE.

La contaminación atmosférica produce enfermedades.

Agentes contaminantes como óxidos de carbono y de nitrógeno, hidrocarburos y partículas, se asocian a enfermedades asociadas a dificultades respiratorias, problemas oculares, enfermedades cardiovasculares etc.

En 2013, debido a los niveles altos de NO2, se produjeron aproximadamente 70.000 muertes en Europa –según un comunicado de la Comisión-, un número casi tres veces superior al de muertes por accidentes de tráfico en ese mismo año.

La Legislación de la UE -Directiva 2008/50/UE- sobre calidad del aire ambiente establece valores límites para los contaminantes atmosféricos y en particular sobre el dióxido de nitrógeno (NO2). Si se superan esos límites, los Estados Miembros están obligados a adoptar y ejecutar planes de calidad del aire que establezcan medidas adecuadas para poner fin a esa situación lo antes posible.

En España existen al menos tres zonas donde la calidad del aire ha sido infringida: la ciudad de Madrid, la de Barcelona y el área del Llobregat.

El valor límite anual de contaminación por NO2 para la protección de la salud humana está fijado en 40 microgramos por metro cúbico (μg/m3) de concentración media anual. Según los datos recopilados por la red de medición de la contaminación atmosférica de Madrid, a 31 de enero de 2018, 21 de las 24 estaciones que miden este contaminante rebasaron el valor límite anual y tan sólo 3 estaciones registraban cifras inferiores al valor límite anual, dos de ellas espacio natural protegido y Bien de Interés Cultural –Monte El Pardo y Casa de Campo-.

Y existe también un valor límite horario de NO2, con el fin de proteger a la población de exposiciones a altos niveles de este contaminante, aunque sea por cortos periodos de tiempo (los episodios de pico de contaminación). El valor límite horario para el NO2 está establecido en 200 μg/m3, límite que no debería rebasarse más de 18 horas al año. A 31 de enero de 2018, por ejemplo, hubo en Madrid 4 estaciones que rebasaron dicho límite horario de NO2.

Pero es curioso, cuanto menos, el fenómeno que se produce en nuestro país cuando de legislar se trata, cuando de voluntad política se presume o cuando se promete a vista de elecciones cambios a mejores y fantásticos cheques regalos para acomodar nuestra economía y nuestro ritmo de vida a las exigencias comunitarias.

Cuando saltan las alarmas a nivel internacional sobre la necesidad de un Cambio Climático y cuando la UE como decimos nos da un tirón de orejas para que atendamos a las Directivas y Reglamentos comunitarios, en materia de medioambiente, pronto nos sale ese espíritu legislador para anunciar a bombo y platillo que en los próximos 20-30 años el futuro de nuestros turismos tal y como los conocemos, gasolina o diésel, va a ser historia, para el bien de la humanidad.

Nada más aventurado, en mi humilde opinión, cuando leemos la prensa de estos días y vemos como algunos gobiernos autonómicos en nuestro país pretenden prohibir la venta de coches diésel o gasolina, en 2025 y 2035 respectivamente, sin contar claro está si para entonces el bolsillo de los ciudadanos -en cualquier región o Comunidad Autónoma en la que residan- estará para estos avatares y permitirse comprar un vehículo eléctrico. Una medida, por otro lado, que en mi opinión entroncaría de entrada y al menos con el artículo 38 de nuestra Carta Magna –libertad de empresa-.

No obstante decir que la medida no sólo afectaría a turismos, sino también al parecer a motocicletas y furgonetas, pero no así a yates, embarcaciones o aviones que al parecer contaminan casi tres veces más que los turismos ¿cómo se nos va a ocurrir tocar el bolsillo de los más pudientes?

Y tan solo un pequeño matiz, el hecho de que se prohíba la venta de estos vehículos no significará que no puedan circular ¿qué paradoja verdad? No podrán circular vehículos nuevos pero los viejos que contaminan más sí.

Veamos pues como legislan nuestros políticos este asunto de vital importancia para el futuro y sostenibilidad de nuestro entorno y al mismo tiempo sin agravar la “cuasi recuperación económica” a ser posible que no sea a volantazos.

En 2017 por ejemplo, más del 60% del parque automovilístico tenía más de 10 años y la previsión para 2020 no es que parezca vaya a ser más halagüeña. Esto sin duda supondría un riesgo de que a corto plazo vamos a continuar contaminando más e incumpliendo las directivas comunitarias y lo más preocupante, perjudicando más la salud de nuestra población.

De este modo lo que el legislador, en mi humilde opinión, debiera hacer es generar más políticas activas que permitan rejuvenecer nuestro parque automovilístico e incentivar la compra de vehículos más limpios y no prohibir sistemáticamente o recortar más espacios al automóvil y a su uso y fabricación.

Los automóviles suelen ser responsables directos de tan sólo el 20% de los gases contaminantes que se concentran en las ciudades. La tecnología desarrollada por la industria automovilística está consiguiendo eliminar los problemas generados por el plomo en los combustibles, por las emisiones de CO2 de los motores gasolina y finalmente por las emisiones de partículas y hollines en los diésel.

Va siendo hora por tanto que las autoridades también actúen directa y contundentemente sobre el resto de sectores contaminantes, al igual que lo está haciendo con el automóvil, no vaya a ser que a base de castigar siempre al mismo sector se evapore no la contaminación sino los puestos de trabajo y rentas familiares de los también siempre castigados menos pudientes.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies